Exportando e importando para sobrevivir

por Pablo Prieto Botella

La presente situación de recesión económica que afecta a la mayoría de los sectores productivos, hace que estos sectores adopten nuevas estrategias relacionadas con el uso de nuevas formas de producción, empleo de nuevas tecnologías, utilización de materiales respetuosos con el medio ambiente, globalización, innovación, internacionalización, calidad, cooperación, diseño, etc. Al contrario que el sector de la construcción, principal afectado de la actual situación de crisis económica; el sector calzado parece haberse adaptado a la realidad de las circunstancias, y caminar con consistencia en su plan de crecimiento. Dos son las principales soluciones para que este progreso se este realizando con solidez, ello es debido principalmente a la exportación y a la importación.

El calzado nacional esta englobado en un mercado altamente competitivo donde países como China, Vietnam, la India, Italia, Brasil…ofertan gran cantidad de zapatos producidos en sus propios territorios al resto del mundo.

El retroceso económico, la elevada competencia, la globalización, y la caída del consumo entre otros tantos factores, no ha sido impedimento para que el calzado español aumente sus índices tanto de exportación como de importación de manera considerable en los últimos años. Si las ventas de calzado nacional al exterior aumentaron de forma notable tanto en número de pares exportados como en precios, todavía fue más significativo el crecimiento de los pares de zapatos importados; por el contrario, se produjo un descenso en los índices de precio de estos.

Si el consumo en el mercado nacional no es beneficioso, los productores de calzado no dudan en intensificar sus ventas al exterior. Los pares de calzado cruzan la frontera española hacia diversos destinos. Principalmente son los mercados de la Unión Europea los que, en mayor medida, se benefician de estas exportaciones. Los principales países receptores de la producción del calzado español siguen siendo Francia e Italia. Por su parte, mercados como el de Polonia, Hungría y Rumanía, han registrado crecimientos mayores que en los países con superiores índices de exportación. Al mismo tiempo; se logra recuperar mercados tan importantes como el alemán, donde se había producido un claro estancamiento, o el mercado norteamericano, donde el precio medio del par de calzado alcanzo en el primer semestre de 2010 su precio más elevado. Por el contrario, la exportación de pares de calzado al país nipón han sufrido un proceso de regresión.  La producción de calzado enviada a países emergentes como son: Sudáfrica, China o Turquía, han aumentado de manera considerable. Según datos de la Federación de Industrias del Calzado Español (FICE), entre enero y septiembre del pasado año 2010, las ventas de pares de calzado español en el exterior aumentaron un 10,1% ,al tiempo; se produjo un aumento significativo del 7,3% en los precios de los pares.

Cabe señalar que casi la mitad de las exportaciones de calzado corresponden a zapatos fabricados en piel. Los pares de zapatos femeninos exportados triplican a los de hombres y niños.

En cuanto a las importaciones de calzado recibidas a España, China sigue estando al frente de la clasificación de países importadores, seguida muy de lejos por mercados como el vietnamita o el indio. El mercado de la India y el italiano, desbanca al país carioca de la tercera posición a nivel de importaciones. Los datos publicados por la FICE para la Asociación de Importadores de Calzado y Complementos de España (ADICAL), reflejan unos resultados favorables para la industria del calzado. España importó el pasado año más de trescientos millones de pares de zapatos, lo que supuso un aumento de las importaciones cercanas al 18%. Para hacer frente a la crisis económica, los consumidores nacionales se benefician de los productos llegados de otros países gracias a la relación calidad-precio que estos productos ofrecen. En la mayoría de casos se trata de un zapato de menor coste y ofrece las mismas prestaciones. Pese a ser un calzado más económico, y haberse producido un descenso en el precio medio de los pares, el precio de las importaciones de zapatos sufrieron un aumento considerable a lo largo del pasado año.

La mayoría de las importaciones de pares de calzado que se reciben en España, son de calzado femenino; y al igual que las exportaciones, gran parte del calzado que se toma tiene que ver con zapatos elaborados en piel.

El mercado ilicitano

Elche sigue siendo la localidad española donde más calzado se produce. Cerca de la mitad de las empresas zapateras del país se concentran en la ciudad de las palmeras. La economía ilicitana se sustenta mayoritariamente gracias al mercado del calzado; pero la presente recesión económica en la que se encuentra envuelto el país, unido al notable crecimiento de la competencia; hace que el sector tenga que adoptar importantes cambios centrados, principalmente, en las formas de producción para poder sobrevivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: