Vanguardia en calzado viejo

por Julia Lamo


Nuevos materiales, adornos vanguardistas y moda se funden en un mismo producto que en la mayoría de ocasiones sigue realizándose de manera tradicional.

La industria zapatera es una de las más cotizadas: aunque la moda parece reflejarse en el mundo textil, el zapato, ese elemento que muchas veces pasa desapercibido, es en realidad el complemento estrella de cualquier vestimenta. Cada vestimenta, cada color y cada ocasión requiere de un tipo de calzado específico. Se trata de una industria que ha sabido adaptarse a las necesidades de la moda mientras sigue conjugando la técnica de producción tradicionales para la elaboración del calzado.

Adelina Iñiguez, aparadora desde hace más de treinta años en Elda, afirma que “el único cambio nuevo es la implantación de nuevas máquinas que funcionan más rápido, pero en realidad la creación del zapato se sigue realizando como hace 50 años”. Esta labores para fabricación un zapato están divididas tradicionalmente por sexos: el hombre suele ser patronista, cortador y zapatero, mientras que la mujer es la encargada del doblaje y aparado. Sin embargo, la labor y compenetración de unos y de otros hace que el montaje en cadena para la construcción del zapato resulte de manera eficaz.

La elaboración artesanal del zapato requiere de los siguientes pasos: En primer lugar el patronista dibuja y diseña el patrón. Él mismo decide los adornos, el color y el número de partidas que se realizará en el taller. Posteriormente pasa al cortador cuyo trabajo se ciñe en cortar los patrones para darle la forma y modelar el zapato. Después pasa a la rebajadora que elimina todo el material sobrante para perfilar el patrón y enviarlo de la manera más limpia posible a la sección del doblaje. En esta sección, realizada principalmente por mujeres, se engoman los materiales, se doblan mediante un pequeño martillo especial para el aparado y se le añaden adornos o pequeños abalorios que pueda llevar el calzado. Después pasa a la aparadora, que cose las piezas con la máquina de coser y le da la forma adecuada al zapato. Por último pasa al zapatero, que monta las piezas, repasa, limpia y perfecciona el producto que irá finalmente al embalaje.

La fabricación del calzado ha sido una labor que durante muchos años se traspasaba de padres a hijos: los pequeños crecían en el ambiente del taller, con el padre como cortador o la madre como aparadora, y casi inconscientemente se involucraban en el mundo de la fabricación zapatera ejerciendo la misma labor que habían visto en su casa. Sin embargo, en los últimos años han aparecido escuelas para formar a futuros profesionales del calzado mediante ciclos formativos, sobre todo en las localidades que están vinculadas tradicionalmente a la industria del calzado. En la localidad de Arnedo, en La Rioja, con importante industria zapatera a nivel nacional, se ofreció el curso Benchmarking en el sector del calzado para mejorar la competitividad, con el fin de informar sobre del contexto social y económico actual y hacia dónde se deben encauzar los esfuerzos con el fin de colocar el zapato riojano en el panorama internacional.

Por otra parte, la Universidad de Alicante, provincia con poblaciones vinculadas al sector zapatero, tiene como objetivo la implantación de crear una titulación de grado centrada en el diseño y la producción de calzado. Bajo el título de Ingeniería en Diseño y Desarrollo de Producto, en la iniciativa colaboraría el Instituto Tecnológico del Calzado y Conexas, la Federación de Industrias del Calzado Español, el Ayuntamiento de Elda y la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante. También en la Universidad Miguel Hernández de Elche ha comenzado edición del curso de Experto en Diseño y Gestión de Calzado cuyo objetivo se centra en formar a alumnos competentes para enfrentarse al mercado internacional del mundo del calzado.

Estos cursos posibilitan que los alumnos, sobre todo los vinculados a poblaciones en las que la industria zapatera sigue siendo un pilar de la economía local, se sientan preparados para afrontar los retos del mundo laboral. En los cursos se abordan temas como la situación actual del calzado, cursos de diseño y creación, tratamiento de piel, logística y marketing. El objetivo de estas escuelas
Sin embargo hay que aceptar con humildad que, mientras los nuevos alumnos aprenden comercio internacional y logística con el fin de acercarse al mundo del calzado, hay muchos trabajadores cortando pieles, rebajando materiales y montando las piezas de un zapato que, sin saber muy bien cómo, viajará hasta una estantería de cualquier parte del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: